es Español

Nuevos conflictos y Coronavirus: la mediación como alternativa

"La mediación es una vía adecuada para solucionar los conflictos contractuales que está generando la crisis del coronavirus."

La dramática situación creada por el COVID-19 está ya dando lugar a numerosos conflictos contractuales y va a generar muchos más. En efecto, el cumplimiento de los contratos se ha hecho difícil en algunos casos y en otros directamente inviable (piénsese por ejemplo en todos los servicios no esenciales que deben necesariamente paralizar su actividad a raíz del Real Decreto-Ley 10/2020).

Es evidente que será necesario alcanzar acuerdos para ajustar los contratos a unas circunstancias que resultaban esencialmente imprevisibles cuando se celebraron. Algunos contratos incluyen esos mecanismos de ajuste, pero muchos otros no. Cuando el contrato recoja cómo ha de solventarse una situación como la que vivimos, a ello ha de estarse. Pero cuando no la prevea (o cuando la buena fe y la razonabilidad que deben imperar en situaciones como la presente permita concluir que la solución prevista contractualmente no es la más adecuada), será conveniente que las partes -siguiendo el principio general de conservación del contrato- intenten reajustarlo para que continúe regulando sus relaciones de una manera razonable y eficiente para ambas.

Y para ello una vía adecuada a disposición de los operadores es la de la mediación. Este sistema de resolución de controversias permite que las partes alcancen la solución a su conflicto con la ayuda de un mediador experto, que también puede -si así lo autorizan las partes- proponerles una solución para que estas, si así lo quieren, la acepten.

La mediación como sistema de resolución de conflictos tiene varias ventajas: es rápida (días o semanas -no meses o años-); permite que las partes elijan la solución a su problema (y no que ésta venga impuesta por un tercero); y salva la relación contractual con una contraparte con la que, generalmente, se está “condenado” a entenderse. Otra característica relevante de la mediación es que las partes no están obligadas, como es lógico, a llegar a acuerdo alguno porque puede ser que este finalmente resulte inviable. Es relevante señalar que la mediación tiene en alguno países (Reino Unido, Estados Unidos) ratios de éxito elevados y puede ser por tanto un mecanismo útil en el actual escenario, un escenario que nunca pudimos imaginar.

Resulta claro que la situación actual puede multiplicar los procedimientos judiciales. Nuestros jueces viene haciendo enormes esfuerzos para sacar adelante la ya abundante carga de procesos. Pero el desplazamiento de actuaciones procesales derivado de la suspensión acordada durante el estado de alarma, junto a las nuevas demandas que se presenten, van a complicar el panorama. En estas condiciones, la búsqueda de soluciones razonables que permitan reajustar el contrato de modo que los intereses de ambas partes se adapten lo mejor posible a las circunstancias derivadas de la grave situación actual constituye, en mi opinión, el mejor camino para solventar el conflicto ya nacido entre ellas (que además a ninguna le resulta imputable). La mediación de la mano de un mediador experto puede permitir alcanzar esas soluciones.

Estoy seguro de que la razonabilidad y el buen criterio de las partes y sus abogados harán de la mediación uno de los mecanismos más eficientes y utilizados para resolver los conflictos que puedan surgir.

Alvaro López de Argumedo

Abogado. Uría Menéndez

Artículo publicado originalmente en el periódico Expansión. En la sección Justicia/Tribunales

Si te ha resultado interesante el artículo,

te invitamos a compartirlo por Redes Sociales

Twitter
LinkedIn
Facebook
Email

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto

Rellene el formulario y alguien de nuestro equipo se pondrá en contacto con usted brevemente.