es Español

Cibervacunando al 5G

Share on twitter
Share on linkedin
Share on facebook
Share on email
Share on whatsapp
"Siendo el 5G uno de los pilares fundamentales para acelerar la transformación digital, resulta crucial que la futura ley española de ciberseguridad del 5G se centre en las medidas puramente técnicas que refuercen la seguridad en la operación de las redes 5G y deje las cuestiones geopolíticas y de política comercial a los instrumentos de política exterior y comercial con los que cuenta el Gobierno."

2021 no sólo será el año de la vacuna sino también el año de la ciberseguridad. El pasado 14 de enero, concluyó el período de consulta pública del borrador de Anteproyecto de ciberseguridad del 5G que hizo público el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital el pasado diciembre. Unos días después, se aprobó el Real Decreto 43/2021 por el que se desarrolla el Real Decreto-ley 12/2018 de seguridad de las redes y sistemas de información (que transpuso en España la Directiva NIS) y el contexto se completará con el vencimiento, el próximo mes de junio 2021, de los períodos transitorios y medidas del Reglamento de ciberseguridad europeo.

Precisamente, la Comisión Europea acaba de solicitar  a la Agencia Europea de Ciberseguridad ENISA que desarrolle un esquema de certificaciones de ciberseguridad para las nuevas redes 5G en consonancia con el Reglamento de Ciberseguridad europeo.

Siendo el 5G no sólo una nueva generación de la tecnología móvil sino uno de los pilares fundamentales para acelerar la transformación digital de la sociedad y la economía, resulta crucial que la futura ley española de ciberseguridad del 5G se centre, como se ha hecho en Alemania, en las medidas puramente técnicas que refuercen la seguridad en la operación de las redes 5G, teniendo muy presente el esquema de certificación europeo, y deje las cuestiones geopolíticas y de política comercial a los instrumentos de política exterior y comercial con los que cuenta el Ejecutivo. Es alabable que el Anteproyecto apueste por un mercado de suministradores suficientemente diversificado, pero ello debe implicar que los operadores tengan plena soberanía a la hora de elegir a sus suministradores 5G sin restricciones, incluyendo 5G core y radio, y evitando cualquier límite de cuotas de mercado.

Y es que las limitaciones a la libertad de empresa que se podrán llevar a cabo, como la evaluación del riesgo de suministradores individuales mediante métodos de «perfilado» (profiling) no sólo técnicos a la que se refiere su artículo 11, conllevan un riesgo potencial de que su desarrollo reglamentario o aplicación práctica por la Administración española se centre en cuestiones geopolíticas en lugar de en el loable objetivo de la ciberseguridad de las redes 5G y la promoción de un mercado de suministradores suficientemente diversificado sean estos europeos, chinos o de cualquier otra nacionalidad.

España tiene una oportunidad única para demostrar que es «soberana digital» y acelerar la implantación de sus redes 5G tan necesarias para la transformación digital y superación de la crisis si se decanta por las medidas identificadas en la Toolbox europea que apuestan por esquemas de certificación obligatorios y facilidades para la inspección y auditoria de todos los elementos que se instalen en las redes de 5G, se fabriquen por quien se fabriquen y tengan la nacionalidad que tengan. Estas medidas parecen más eficientes para hacer frente a los riesgos cibernéticos que otras medidas más discutibles técnica y jurídicamente como la categorización de proveedores como de «alto riesgo» o incluso su exclusión de determinadas áreas del 5G. Ello no sólo podría vulnerar la libre circulación de bienes y servicios, la libertad de empresa y el principio de no discriminación sino también causar graves perjuicios económicos y costes a los operadores móviles además de retrasar el despliegue de las redes 5G tal y como reflejan los análisis de la consultora del Reino Unido Oxford Economics.

A todos nos encantaría que España tuviera una vacuna propia y fuese soberana y autónoma, pero en un mundo globalizado y con cadenas de suministro globales «las cosas son lo que son». Sanidad ha abierto la puerta a la vacuna rusa Sputnik V siempre que Europa la autorice «vamos a recibir entusiastamente cualquier vacuna que tenga la autorización de la Agencia Europea del Medicamento, ese es el único margen», dijo la ministra Darias. En materia de ciberseguridad del 5G España debe tener una visión similar y no cerrar puertas a ningún suministrador, tenga la nacionalidad que tenga siempre que, eso sí, cumpla con los esquemas de certificación europea que será la mejor vacuna contra los ciberataques.
Este artículo fue primeramente publicado por Expansión (08/02/21)
https://www.expansion.com/opinion/2021/02/08/60211708e5fdeaa6388b45b6.html

© Javier Fernández-Samaniego, 2021
Socio Director. SAMANIEGO Law.

Si te ha resultado interesante el artículo,

te invitamos a compartirlo por Redes Sociales

Cibervacunando al 5G
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on email
Email

Sobre el autor

Javier Fernández-Samaniego

Javier Fernández-Samaniego

Socio Director de Samaniego Law, despacho de abogados especializado en resolución de conflictos y derecho de las nuevas tecnologías. Miembro del Consejo Académico de Fide

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otros artículos por este autor

Contacto

Rellene el formulario y alguien de nuestro equipo se pondrá en contacto con usted brevemente.